Profesional - Proponente - Participativa
UPN Managua, Nicaragua TELE-FAX (505) 2712436 / Celular: 4084406 / uperiodistasnic@yahoo.com
UPN EN LA ASAMBLEA NACIONAL DE NICARAGUA

En La Asamblea Nacional de Nicaragua, en el marco de la celebración del DÍA NACIONAL DEL PERIODISTA, HOMENAJE A MANUEL EUGARRIOS * (Q.D,E.P.) Se efectuó una Sesión Especial, el día 26 de febrero 2009. 11: AM.

Estas fueron las palabras de la Presidente de La Unión de Periodistas de Nicaragua, UPN:

Agradezco a la Junta Directiva del Parlamento, en especial al diputado Wilfredo Navarro por haber dado trámite a nuestra solicitud para esta sesión, en homenaje a nuestro querido colega Manuel Eugarrios y hacer entrega de la Orden Rigoberto Cabezas al destacado periodista José Garth.

Honorables Diputados y Diputadas. Muy estimada familia, amigos y colegas de Manuel Eugarrios. Estimados representantes del Periodismo Nacional y del cuerpo diplomático.

Señoras y Señores:
¡EN TU HONOR, MANUEL!

La Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN) fue fundada el primero de marzo de 1978 en la Ciudad de Granada. El Congreso que convocó a más de 200 periodistas de todo el país y de diversos criterios políticos llevó el nombre de “Pedro Joaquín Chamorro Cardenal”, en memoria del Director del Diario “La Prensa” asesinado el 10 de enero de 1978.

Continúa


LOS PERIODISTAS TENEMOS UNA DEUDA PENDIENTE CON DARIO PERIODISTA

Lesbia Espinoza Gutiérrez - Periodista cultural

Este momento que hoy nos convoca está marcando un hito en la historia de la UPN. La inauguración de la Biblioteca “Rubén Darío, Periodista”, que se da precisamente a los 30 años de fundada nuestra organización –UPN, es un acontecimiento que nos debe llenar de regocijo, no sólo por cuanto significa una biblioteca, por lo que significa un libro en el desarrollo de un pueblo, sino además, de orgullo, porque esto nos motiva a continuar bajo la inspiración y el legado de nuestro máximo orgullo nacional; Rubén Darío.


Lesbia Espinoza (izquierda) con una escritora mexicana (centro) y una periodista búlgara, en el XVIII Congreso Mundial de Mujeres periodistas y escritoras realizado del 25 al 27 de septiembre en Santiago de Chile del 2008.
Nos debe llamar a reflexión el hecho de que por gestión de la BBC de Londres, Rubén Darío haya sido declarado como uno de los personajes del Milenio pasado, lo cual se explica que en Nicaragua nació un hombre que entra en un siglo y pasa al siguiente con el esplendor y la validez de su legado. Después que la BBC sometió a votación mundial, la simpatía de personajes valiosos, unos más que otros, y que apareciera Darío, junto con Sandino y Violeta Barrios, entre los 7 personajes con mayor simpatía, nos debe dar la medida de lo mucho que nosotros estamos llamados a hacer; no solamente porque este poeta, escritor, periodista sea reconocido como hombre universal de la letras, que ya lo es, si no, primordialmente por hacer que se conozca, que se estudie a conciencia y se entienda la obra de Darío en nuestro propio país.

Muchas cosas me llamaban de Cuba, la atención. Una de ellas, es el manejo cotidiano, ya tradicional, desde antes de los 50, del culto a quien llamaba hijo a Darío, me refiero a José Martí, el héroe integral por excelencia. Devoción que ha sido mantenida y superada durante la revolución cubana, no sólo con la presencia de parques y plazas adonde jóvenes, niños y adultos llegan a jugar y a tener su rato de esparcimiento, adonde llegan a rendirle el mas puro homenaje, que es el de los niños, no hay municipio o ciudad, grande o pequeña en que no haya una placa o un busto en homenaje a Martí. Y en la vida cotidiana, el reconocimiento y homenaje a través de concursos internacionales, festivales y juegos, ya no digamos del estudio constante y la publicación de sus obras.

Pero también me llamaba la atención el respeto por Darío, manifestado con el conocimiento de su poesía. Por lo menos, en los 80, había programas radiales dedicados a Darío.

También esa admiración, aunque en otra dimensión, la vi hace más de 30 años, cuando en España, me encontré con mucha gente que pensaba o decía que Darío era español. Y pienso que quizás no sea tanto por ignorancia, sino porque lo sienten tan suyo, tan de ellos, tan de “aquí vivió mucho tiempo y a Nicaragua, sólo fue a morir” que lo consideran natural de esa tierra. Hay muchas calles, monumentos que recuerdan físicamente a Darío en España y en otros países. Yo pienso que en Nicaragua tenemos esa deuda a saldar. Nos hemos contentado o conformado con una simple placita o un parque, con una sola estatua, con un solo monumento que, al menos en Managua, habita todo destrozado en un lugar solo, apartado, oscuro y abandonado.

Tan solo el año pasado, un nicaragüense con muchos años de residir en España, pudo ver coronado sus deseos de que una calle de Oviedo llevara su nombre. El abogado y escritor Heradio González Cano, había propuesto esa idea a las autoridades municipales, hasta que en el 2007 se le cumplieron sus deseos.

No voy a hablar acá de Darío poeta o de su revolución en las letras castellanas, ni de su biografía ni de su obra, tan vasta y tan valiosa, no se trata de dar cátedra, ni hablar de su permanencia y su herencia que todos debemos conservar y considerar como algo muy particular, porque eso no funciona si no es en principio, parte de una política educativa nacional, del Estado, que requiere una labor de promoción educativa que fundamentalmente los periodistas estamos obligados a hacer.

Pasaríamos quien sabe cuántas horas deleitándonos con las miles de anécdotas, analizando las penurias y calamidades y también con las alegrías en homenajes y logros que vivió el bardo mayor.

Lo que sí no puedo dejar de recordar esta tarde es, que si Darío ha sido reconocido por su revolución en el idioma castellano, por la revolución en las letras, ya poeta, ya cuentista, ya diplomático, también debemos relanzar al mundo de que fue desde su adolescencia todo un periodista y quizás, el periodista más joven del mundo, pues ya a los 13 años colaboraba en los medios.

Recordemos que fue a León adonde llegó la primera imprenta, de manera que cuando Rubén Darío empieza a escribir en los diarios de esa época, a los 13, o 14 años, hacía unos 50 años atrás (en 1829 ), había llegado la imprenta, marcando una huella en el acontecer intelectual.

Cuando se marcha a El Salvador, en una especie de autoexilio o exilio impuesto por su familia, porque a los 15 años, muy “alebestrado” o alborotadito como diríamos, quería casarse con su garza morena y llega a El salvador y también ahí empieza a ganarse su sustento trabajando como periodista. Recordemos que Darío no vivió de su poesía. Ya no digamos luego sus trabajos en periódicos de Buenos Aires y Chile y su corresponsalía en Europa, encomendada por periódicos del Sur, para reseñar el desenvolvimiento de la post guerra en España, recién salida del conflicto con Estados Unidos por la posesión de Cuba y otros países–colonias. Darío en esos momentos es un treintañero.

La idea de inaugurar esta biblioteca en homenaje a Darío, es apenas el inicio del reto que todavía tenemos pendientes los periodistas, para que a través de nuestros escritos, nuestros programas radiales y televisivos nos lancemos en una difusión verdadera, permanente de lo que él nos enseña con su obra. No quisiera que con la instalación de esta pequeña Biblioteca, la cual ampliará el conocimiento no sólo de periodistas sino de colegiales y educandos de este sector, nos conformemos con este hecho de exponer los libros en los estantes y nada más. El reto es grande y es de todos.

Saludo esta iniciativa de Elsa, Presidenta de UPN, quien junto con la presidenta del CPN, Mercedes Rivas, han dado grandes pasos por la unidad del gremio, momento que debemos aprovechar y dar lo mejor de nuestro talento y talante para no sólo unir al gremio, sino educar al gremio, avanzar en que las y los periodistas sean miembros de un gremio ejemplar en todo el sentido de la palabra, sea un ejemplo en el respeto que Rubén Darío, periodista, redactor, cronista, jefe de redacción, merece de todos. El trabajo por reconocer al mayor y mejor periodista de Nicaragua y del mundo está en nuestras manos.

Muchas gracias.
Palabras de inauguración, Biblioteca UPN “Rubén Darío, Periodista “
Viernes 12 de Septiembre 2008



UNIÓN DE PERIODISTAS DE NICARAGUA EN IMPORTANTE E HISTÓRICO ENCUENTRO INTERNACIONAL EN MÉXICO

* FELAP CREA EL INSTITUTO DE LA SALUD Y PREVISIÓN SOCIAL PARA PERIODISTAS

* NICARAGUA ENTRE LOS FAVORECIDOS A TRAVÉS DE UPN

2009 será “El año internacional de la salud de los periodistas” según se proclamó durante la firma del acta constitutiva del Instituto de la Salud y Previsión Social para periodistas de Latinoamérica y el Caribe, instalado por miembros del Comité Ejecutivo de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) que sesionó en Orizaba y Córdova, Veracruz en el marco de los trabajos de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX.


En plena faena, (izq-der) Nelson del Castillo, Juan Carlos Camaño, José Dos Santos, José Camino, Elsa Gómez, Carol Munguia
El instituto nace como una herramienta social para cuidar del bienestar del periodista y su familia, en respuesta al compromiso asumido durante el X Congreso de la Felap realizado en octubre pasado en Villa Gessel, Argentina, tras conocerse los resultados de un censo realizado en diez países sobre los hábitos de vida, condiciones de trabajo y estado sanitario de los trabajadores de la información.

El coordinador del proyecto Raúl Barr dijo que durante 4 años se investigó a mil 300 periodistas, de una media de 80 mil que agrupa la federación. En Nicaragua la muestra de salud se realizó en enero del 2007 y fue completada con la encuesta sobre la situación laboral, psíquica y emocional de los periodistas afiliados a UPN. Trabajo elaborado por Carol Munguía, miembro de la directiva nacional.

El Presidente de Felap, Juan Carlos Camaño, apuntó que la muerte de los periodistas no sólo se circunscribe a las agresiones del crimen organizado, sino también a causa de las enfermedades propias de los comunicadores cuya expectativa de vida es cinco años menos al promedio de otros profesionales.

El programa preventivo que inicia el próximo año contempla corregir las condiciones laborales que propician enfermedades profesionales recurrentes, menoscabando el ejercicio pleno de la profesión periodística y una advertencia a los estados para que comprendan definitivamente que el cuidado de la salud de los trabajadores conforma sociedades mas sanas, mas justas y mas equilibradas para el conjunto de la comunidad. Asimismo, a través de esta entidad de salud se dará apoyo a los casos que no puedan ser atendidos en su país o que las especialidades sean superiores a otro rincón de América Latina.

El acta constitutiva fue suscrita por seis países: Por Argentina firmaron el presidente de la FELAP, Juan Carlos Camaño y el Coordinador de Salud, Raúl Barr, por Cuba, José Dos Santos, vicepresidente primero de la Unión de Periodistas de Cuba; Puerto Rico, Nelson del Castillo, secretario general adjunto de FELAP; Nicaragua, Elsa Gómez, de la Unión de Periodistas de Nicaragua; Ecuador, José Camino, líder máximo de la Asociación de Periodistas de esa nación, y por México Roberto Piñón Olivas, presidente de la FAPERMEX y Teodoro Rentería Arróyave de Felap, México.




COMUNICADO

La Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN) deplora con profundo pesar la muerte del Periodista gráfico CRUZ FLORES, ejemplo y gloria del periodismo nacional, quien puso todo su conocimiento y labor al servicio de la información.

“Crucita”, con su cámara al hombro y su infaltable sonrisa, de figura bonachona y trato amable, no podrá ser olvidado ni borrado de la historia que junto al pueblo de Nicaragua el periodismo nacional escribió en la época recia del Somocismo.

UPN envía sus condolencias a la familia doliente y agradece al Creador por haber permitido tener entre nosotros a un ser humano de la calidad y tesón de “Crucita”.

El periodismo nacional está de luto por la pérdida de este valioso y verdadero Compañero.
Dado en la Ciudad de Managua a los 27 días del mes de Agosto del año 2008.
JUNTA DIRECTIVA NACIONAL
UPN



UPN Y APN RECONOCEN VOCACIÓN UNITARIA Y RESPALDAN GESTIÓN DE LA LIC. MERCEDES RIVAS, PRESIDENTA DEL COLEGIO DE PERIODISTAS DE NICARAGUA

Estimadas y estimados colegas de todo el país:

La Unión de Periodistas de Nicaragua y la Asociación de Periodistas de Nicaragua, expresamos nuestro fraterno y solidario reconocimiento a la vocación unitaria de la presidenta del Colegio de Periodistas de Nicaragua, licenciada Mercedes Rivas, quien ha contribuido, junto a los otros valiosos directivos nacionales del Colegio, a que nuestras tres organizaciones hayan asumido conjuntamente el desafío de organizar un debate nacional sobre un Proyecto de Código de Ética para los Periodistas de Nicaragua.

Nuestra compañera Mercedes Rivas ha sido objeto de presiones y de intentos de descalificación desde el interior del Colegio, por haber levantado la bandera de la unidad en torno a lograr un Código de Ética para todos los periodistas de Nicaragua. Llamamos a la reflexión y a rectificar su comportamiento a esas voces altisonantes que pretenden obstaculizar la unidad de los periodistas de todo el país, la cual es necesaria y urgente, ante las cada vez más frecuentes agresiones a mujeres y hombres de prensa.

Un Código de Ética es indispensable para que nos auto-regulemos y mejoremos nuestro ejercicio profesional del periodismo a favor de una información de mayor calidad para la población, de modo que ésta tenga más criterios sobre su entorno, eleve su capacidad de decisión y participación en la vida nacional y con ello se promueva y fortalezca el ejercicio de la ciudadanía y la democracia.

La UPN y la APN saludan el evento que se realizará el próximo sábado 23 de agosto en Managua, en que se reunirán los comités de ética del Colegio para revisar un anteproyecto de Código diferente del que unitariamente hemos discutido con entusiasmo unos ochenta periodistas de Jinotega, Matagalpa, León, Chinandega, Siuna, Waslala, Bonanza y Rosita, en los exitosos y concurridos talleres efectuados en las ciudades de Jinotega, León y Siuna. Lo deseable es que los resultados de este evento se fusionen con los de los talleres, para que así se aprovechen constructivamente los diferentes esfuerzos por el bien del periodismo nacional y de la sociedad. Por respeto a todos los profesionales de la comunicación, no debe imponerse ningún Código, sino aprobarse por la vía del consenso.

Nuestras organizaciones gremiales, UPN y APN, expresan públicamente su firme y enfático respaldo a la gestión unitaria de la Licda. Mercedes Rivas, presidenta del CPN, y nos comprometemos a continuar este extraordinario y enriquecedor esfuerzo de consulta a la mayor cantidad de colegas de Nicaragua, para que mediante la reflexión autocrítica sobre nuestro ejercicio cotidiano, asumamos cada vez con mayor propiedad los principios morales y éticos, en beneficio del pueblo nicaragüense y de nuestra profesión.

Managua, Nicaragua, agosto 21 del 2008.
Elsa Gómez Mondragón || Francisco Rivas Quijano

Presidenta UPN ----||----- Presidente APN




PROYECTO DE CÓDIGO DE ÉTICA PROFESIONAL DE LOS PERIODISTAS DE NICARAGUA

I- INTRODUCCIÓN Y PRINCIPIOS GENERALES
La libertad de opinión, de expresión y de información, como parte integrante de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, es factor esencial para la convivencia pacífica de la sociedad. La importancia de estas libertades y el creciente poder de los medios de comunicación social, requieren de procedimientos que las salvaguarden y garanticen.

Las leyes o controles por parte del Estado, históricamente han conducido a la violación de estos derechos. Esto plantea un desafío que la ética puede asumir, por lo que se requiere de una auto-regulación de parte de los profesionales de la información, mediante el cumplimiento de un conjunto de normas morales asumidas voluntariamente.

A partir de las consecuencias de la información servida, los periodistas pueden ser acusados ante el sistema judicial de Nicaragua. A diferencia de la vía judicial, las auto-regulaciones éticas no actúan en dependencia de las consecuencias de la información, sino como un conjunto de normas que deben ser atendidas como obligaciones de carácter moral en el ejercicio profesional del periodismo.

Estas normas se basan en el deber moral, en el respeto a la dignidad humana, ejercido por la conciencia de tal dignidad y no por ninguna exigencia que se imponga forzadamente al periodista.

Al aceptar la conducta moral como obligación, los periodistas y propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social, contraen una responsabilidad consigo mismos y, sobre todo, con la sociedad, basada fundamentalmente en la verdad. La veracidad informativa es el cimiento de la ética profesional del periodista.

La Ética, como criterio de orientación de la acción humana y de inspiración de la vida social, como filosofía de la actividad consciente, con valores como honor, honestidad, deber, responsabilidad y obligación de conciencia, cuando está referida a una profesión se conoce como Etica Profesional y, por pertenecer al ámbito de la obligación moral, se inscribe entre las normas de carácter deontológicas ((del griego deón= deber). Es bajo este concepto que llamamos al presente conjunto de normas, Código de Etica Profesional de los Periodistas de Nicaragua, que se asienta en los siguientes principios generales.

1) La libertad de opinión, de expresión y de información, es parte integrante de los derechos humanos y de las libertades fundamentales.

2) La información es un bien social, no una mercancía.

3) La principal misión del periodista y de los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social es informar con la verdad.

4) La libertad de prensa es el derecho de la población a ser oportuna y verazmente informada y a expresar sus opiniones.

Este Código de Etica Profesional de los Periodistas consta, además de la Introducción y Principios Generales, de cuatro capítulos: en los dos primeros, Responsabilidad Social; e Integridad Profesional y Gremial, se definen las responsabilidades de los periodistas, en primer lugar, ante la sociedad, y en segundo lugar, ante sí mismos, los medios de comunicación social en que laboran, sus colegas y sus organismos gremiales. Y como el cumplimiento de la ética profesional del periodismo no sólo depende de su observancia de parte de los periodistas, en los otros dos capítulos se establecen responsabilidades de los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social, y del Estado.

CAPITULO I
RESPONSABILIDAD SOCIAL

Arto. 1.- El periodista asume el principio de que la información es un bien social y no una mercancía. El periodista responde, en primer, lugar, ante la sociedad, y luego ante los propietarios de los medios de comunicación social.

Arto. 2.- El periodista contribuirá al cumplimiento del derecho de la población a informar y a ser informada verazmente.

Arto. 3.- El periodista debe tener absoluto respeto a la vida privada y a la dignidad humana, y al derecho de las personas al honor, la intimidad y a la integridad de su imagen. La información sobre la vida privada, debe ser en beneficio del interés común y observando los derechos y la reputación de las personas. La calumnia, la maledicen¬cia, el libelo y la difamación, constituyen flagrantes violaciones a la ética.

Arto. 4.- El periodista presumirá la inocencia de todo acusado y sólo lo considerará culpable ante sentencia judicial.

Arto. 5.- El periodista no identificará por nombres, iniciales o imágenes de sus rostros, a menores de edad involucrados en asuntos judiciales o en situaciones de riesgo.

Arto. 6.- El periodista respetará y promoverá los derechos humanos. La igualdad de trato a todas las personas será una de las características de su ejercicio cotidiano.

Arto. 7.- El periodista no debe utilizar los medios de comunicación para justificar o instigar la guerra y cualquier otra forma de violencia; y debe denunciar el narcotráfico y la corrupción.

CAPITULO II
INTEGRIDAD PROFESIONAL Y GREMIAL

Arto. 8.- La misión principal del periodista es informar con la verdad.

Arto. 9.- Toda información debe basarse en los hechos y respaldarse en fuentes autorizadas, salvo casos excepcionales en los que la fuente solicita confidencialidad, y el periodista cuenta con elementos probatorios. El periodista responderá por lo que publique. Tiene derecho a no revelar su fuente y la obligación de mantener este derecho hasta los límites de la ley.

Arto 10.- La cita textual no debe sacarse de contexto. Podrá presentarse entre comillas sólo si esas fueron exactamente las palabras utilizadas por el emisor.

Arto. 11.- El periodista procurará no mezclar la información sobre los hechos, con sus opiniones personales acerca de los mismos. Tiene derecho a opinar y a expresarla en las secciones de comentarios. Toda opinión debe ser fundamentada, apegándose al presente Código de Etica.

Arto. 12.- En la búsqueda de información, el periodista debe abstenerse de procedimientos indecorosos como presión, chantaje o soborno.

Arto. 13.- El periodista debe abstenerse de recibir dinero, viajes, objetos u otras regalías o prebendas, a cambio de incidir en el contenido de sus informaciones u opiniones. Presentar como información periodística materiales propagandísticos, constituye una transgresión a la ética.

Arto. 14.- El periodista tiene derecho a su propia ideología y a ser contratado exclusivamente por su capacidad profesional. El periodista tiene la obligación moral de actuar de acuerdo con su conciencia y no puede ser sancionado por ello.

Arto. 15.- El periodista, como autor, aún en condición de asalariado, es dueño de su obra, sobre la cual tiene derechos morales y pecuniarios, es decir, derechos de autor. Puede firmar o no sus trabajos periodísticos, y debe dar el crédito cuando utilice fragmentos de materiales de otros autores, entre ellos sus colegas. El plagio es una de las faltas más graves a la ética.

Arto. 16.- Los conflictos de interés perjudican la integridad profesional. Debe procurarse no realizar coberturas periodísticas por parte del medio de comunicación social donde se esté empleado, sobre actividades de instituciones estatales o privadas en las que también se tenga empleo.

Arto. 17.- El periodista tiene el derecho y el deber de promover la unidad entre sus colegas y velar por el honor de la profesión. En consecuencia, no deberá denigrar a otros periodistas ni empañar la imagen de sus organizaciones gremiales.

Arto. 18.- Toda acusación a periodistas, deberá hacerse formalmente y con pruebas, ante el Tribunal de Honor de las respectivas organizaciones gremiales.

CAPITULO III
DE LOS PROPIETARIOS Y FUNCIONARIOS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Arto. 19.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social, al asumir el principio de que la información es un bien social y no una mercancía, impulsarán el ejercicio del derecho del pueblo a ser informado verazmente y a expresarse libremente, facilitando el acceso pluralista de la sociedad a los medios. Asimismo, publicarán el punto de vista de quien se sienta afectado por una información anteriormente servida, como aclaración, rectificación o réplica.

Arto. 20.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social, respetarán el trabajo profesional del periodista, sin censurar ni desvirtuar sus informaciones y garantizando que los titulares que las encabecen sean congruentes con su contenido. Igualmente, promoverán la participación profesional de los periodistas en la toma de decisiones sobre la política informativa del medio.

Arto. 21.- Los propietarios y los funcionarios de los medios de comunicación social reconocerán los Derechos de Autor de los periodistas, tanto en lo moral como en lo pecuniario. Cuando aclaraciones del público o del mismo medio afecten la reputación profesional del periodista, el medio también publicará el punto de vista del periodista.

Arto. 22.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social no utilizarán ningún tipo de procedimiento para que los periodistas falten a la verdad o transgredan normas éticas, en el ejercicio de su profesión.

Arto. 23.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social procurarán preservar la independencia del medio, y cumplir sus obligaciones con la sociedad; y no favorecerán con noticias, propósitos lucrativos.

Arto. 24.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social diferenciarán claramente la información general, de la propaganda comercial o política.

Arto. 25.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social no pueden sancionar a los periodistas por actuar de acuerdo con su conciencia en su ejercicio profesional.

Arto. 26.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social promoverán la observación del Código de Etica Profesional de los Periodistas.

Arto. 27.- Los propietarios y funcionarios de los medios de comunicación social, de acuerdo a sus condiciones económicas, procurarán que los periodistas tengan un salario digno.

CAPITULO IV
DE EL ESTADO

Arto. 28.- El Estado no podrá emitir leyes que controlen las libertades de opinión, expresión e información, y más bien alentará la auto-regulación profesional. El Estado favorecerá el libre acceso a sus fuentes de información.

Arto. 29.- El Estado no podrá utilizar su pauta publicitaria, políticas fiscales o cambiarias ni el otorgamiento de frecuencias de radio y televisión o concesiones y licencias para servicios telemáticos, para condicionar a periodistas y medios de comunicación social.

Arto. 30.- Todo cargo público es incompatible con la jefatura informativa de un medio de comunicación social, excepto si éste es especializado y ajeno a la función estatal.

Arto. 31.- El Estado respetará el Código de Etica Profesional de los Periodistas, y no podrá invocarlo para controlar el ejercicio profesional del periodismo.

Elaborado entre el 8 de Abril y el 2 de Agosto de 1995, por la Comisión de Etica que integran los periodistas: Olga Moraga, José Torres, Xiomara Chamorro, Rodolfo Tapia Molina, Darwing Juárez, Ofelia Morales, Mario Fulvio Espinoza, William Briones y Guillermo Cortés Domínguez.